martes, 18 de septiembre de 2012

Va de hijos y de corazones

Una nueva reseña para añadir a la lista:

  • Mai, de Hilda Perera
María había pensado mucho en cómo y con qué exactas palabras explicárselo a Mai, pero un compañero de la escuela hizo saltar por los aires toda su previsión. Ahora Mai le pregunta a María que por qué tiene los ojos chinos, que si ella es su mamá. Y María le explica que hay algunos hijos que son hijos del corazón.

A raíz de este planteamiento, Hilda Perera nos ofrece los relatos paralelos de dos personajes: María Gómez, exiliada cubana residente en Miami que anhela poder entregar todo el cariño que aún le queda a una niña adoptada; y Mai, un bebé vietnamita que sobrevive a un ataque aéreo sobre un campo de refugiados de Saigón gracias a un último acto heroico de su joven madre. En su periplo hacia su encuentro mutuo, María y Mai se cruzan con otros personajes, que presentan asimismo breves retazos de su historia.

A pesar de lo que pueda parecer, Mai no es un libro sobre la adopción, pues apenas lidia con los conflictos derivados de la misma (únicamente quedan planteados en el capítulo introductorio). Lo que relata en realidad es una historia profundamente humana, deteniéndose en cada uno de los personajes que van apareciendo en ambos itinerarios, desvelando comportamientos nobles y despreciables por igual, pero todos coherentes, muy creíbles. Y lo hace con la claridad de un espejo ante el lector, que podría reconocerse ante todos ellos. Con un estilo que combina sencillez y lirismo, Perera nos muestra una realidad muy dura sin hacer uso del dramatismo, y plantea a su vez un sutil alegato contra la guerra.

Con todo ello, Mai es una historia llena de matices, quizás no del todo apreciables para el joven lector, pero su fuerza y su ternura dejarán resonancias que, quizás con el tiempo, inviten a una relectura.

************************************************************************

A pesar de que, como he dicho, la novela no se centra específicamente en el tema de la adopción, la vinculación es lógicamente inevitable. En los últimas días estoy entregándome al revisionado de un antiguo docudrama por capítulos de TVE1, que me cautivó en su momento, y me reconquista cada vez. Se trata, precisamente, de Hijos del Corazón. El primer capítulo lo tenéis a continuación:



************************************************************************

Hasta ahora eran paletadas de arena. Ahora viene la cal.

Piel color miel es un viaje hacia la construcción de la identidad de Jung, autor de origen coreano y adoptado de niño por una familia belga. Una historia agridulce y en ocasiones muy dura, pero no exenta de hilaridad, que ofrece una visión sobre la adopción ciertamente mucho más perturbadora (y seguro que más acertada) que el documental de TVE que tanto me gusta.


En la misma línea de Satrapi, Gallardo, Roca y muchos otros, Jung también ha dado el paso de la celulosa al celuloide:


2 comentarios:

  1. Siempre se aprende viniendo a visitarte, chica ;). Me voy a dar varios plays. ¡Besotes!

    ResponderEliminar